viernes, 13 de febrero de 2009

Contradicciones insostenibles por mala gestión estratégica

Mientras el Govern llora a Madrid dinero para construir más vías de tren que destruirán aún más Mallorca, el alcalde de Alcúdia se resiste al trazado propuesto por el Govern, porque prefiere que pase cerca de la Albufera, un paraje natural; y el super consejero de la mobilidad se reune con una plataforma que no quiere que el tren pase por sus fincas.

A esto se le llama culebrón. En Mallorca somos así: idiotas al cuadrado. Tanta discusión por los medios de tranporte tren, que destrozan territorio, sin pararnos a pensar que existen otros medios de transporte colectivos que podrían utilitzar las infrastructuras existentes. Pero no, nuestros gobiernos necesitan construir destruyendo e invertir en infrastructuras en vez de invertir en servicios para los ciudadanos.

Pero ¿por qué? ¿Por qué tenemos que vivir esta agonía? ¿Por qué hay unas personas empeñadas en poner un tren que pasa por unos pocos núcleos de población, y dejar de lado el resto de núcleos de población negándoles el derecho a disponer de un servicio de transporte público?

¿Por qué tenemos unos representantes que gestionan tan mal nuestro dinero, que pagamos con impuestos, y nuestros intereses, por no permitirnos disponer de un servicio público eficiente que nos lleve a todos los puntos habitables de esta isla con un tiempo razonable?

Vergüenza ajena. Disgusto. Impotencia. Malhumor. Decepción. Pesimismo. Decadencia. Inmobilismo. Desconocimiento. Engaño. Es lo que sentimos.

Gobernantes suponemos que no nos leéis y que no os importan nada nuestro sentimientos. Tenéis suerte porque somos personas honestas que no queremos hacer mal a nadie ni guardamos rencor. Pero tenemos memoria y recordamos. Y eso si, os recordaremos siempre, por mucho que nos pese y nos duela y disguste y canse, el error que estáis cometiendo. Serán vuestras propias consciencias las que se responsabilizarán de manter el tormento sobre vuestras personas al recordar el mal y la mala gestión que estáis provocando durante vuestro reinado. Nunca más volveremos a confiar en vuestro criterio, ni para este proyecto ni para otro. Sólo el hecho que rectifiquéis podría hacer que volvíesemos a confiar en vosotros. Pero sabemos que no lo vais a hacer porque vuestro orgullo os pesa. Os conocemos y reconocemos.

Os vemos por la calle y nos provocáis una mezcla de pena y dolor. No os odiamos porque somos buenas personas y os hemos querido (no podemos odiar a las personas que alguna vez hemos querido). Pero sepáis que nos hacéis daño y sufrimos por vuestra culpa.



Nos sentimos mal, muy mal. El motivo es que nos gobiernan unas personas con falta de visión estratégica para arreglar las deficiencias de transporte público en esta isla. Vemos que vuestras intenciones no van a arreglar el problema sino a empeorarlo. O es que ¿no os habéis parado a pensar esto? Es que con vuestras actuaciones estáis dando la razón al plan de carreteras, aunque estéis en contra. Si vosotros no estáis solucionando los problemas de transporte público estáis dando la razón a los que dicen que se necesitan más carreteras. ¿Es qué no lo véis?

1 comentario:

jaume dijo...

es decepcionante que desde un gobierno de izquierda la única estrategia sea puramente electoral dejando de lado las necesidades sociales y la sensibilidad ecologica que todos le pedimos para darles nuestro voto. Por favor, no destruian mas nuestra querida mallorca por puñado de votos.